Contrucción

Ventajas del Acero en la Construcción

El acero es básicamente una aleación de carbono y hierro. Posee una serie de propiedades físicas y mecánicas que lo hacen ideal para cualquier tipo de aplicación o proyecto. En la actualidad, este metal es el más utilizado para la elaboración de grandes estructuras, en donde las tuberías y conexiones de acero son las principales herramientas.

Te compartimos algunas de las principales ventajas del acero como material estructural y de construcción.

Excelente resistencia: Debido a la excelente resistencia del acero, es ideal para la construcción de puentees, edificios altos, estructuras cimentadas en suelos blandos, así como para estructuras relativamente livianas.

Durabilidad y ductilidad: Si el mantenimiento aplicado es el adecuado y se da de forma oportuna, las estructuras de acero podrían durar de forma indefinida. Muchos expertos afirman que bajo ciertas condiciones, no es necesario aplicar algún tipo de mantenimiento o cuidado.

Versatilidad: Debido a sus excelentes propiedades físicas y mecánicas, el acero es un metal que se adapta con efectividad a cualquier tipo de aplicación.

Uniformidad: A diferencia de otros metales, las diferentes propiedades del acero no se alteran perceptiblemente con el paso del tiempo.

Tenacidad: El acero cuenta con una gran capacidad de absorción de energía.

Elasticidad: El acero es el metal que más se acerca a un comportamiento linealmente elástico, hasta alcanzar esfuerzos considerables.

Velocidad de montaje: A diferencia de otros metales, la rapidez de construcción en acero es mucho mayor.

Reciclable: El acero es un metal que no contamina, ya que es 100% reciclable y degradable. Además, es posible su reutilización después de desmontar una estructura.